Archive | septiembre 2014

El nuevo mapa de las competencias digitales

Alfabetizaciones Múltiples

Alfabetizaciones múltiples

José-Manuel

José Manuel Pérez Tornero es nuestro ponente hoy en el curso de “Alfabetizaciones Múltiples”. José Manuel es catedrático en la Universidad Autónoma de Barcelona y uno de los expertos más importantes en nuestro país sobre alfabetización mediática y digital; además, buena parte de su producción está disponible en la red a través de publicaciones de la UNESCO o la OCDE, como puedes ver en su propia web.

Paso ahora a modo Twitter para narrar su ponencia:

  • Por definición la educación es conservadora y tiende a la reproducción. Sin embargo, el patrimonio cultural que se pretendía transmitir ya no es estable sino cambiante y dinámico y por tanto la escuela no puede ser conservadora. Los educadores deben ser “profetas del futuro” más que mantenedores de una cierta tradición.
  • Tras esta introducción comienza J.M. Pérez Tornero ha detallar el origen y el sentido del término “alfabetizaciones múltiples”, relativizando la importancia de…

Ver la entrada original 474 palabras más

Magnífico y palpitante, como siempre, ¡Sir Ken Robinson de nuevo!

Hace poco más de un año Sir Ken Robinson volvió a darnos una lección sobre educación con su inmejorable estilo discursivo en las conferencias de TED: evaluación, igualdad de oportunidades, rol del docente, naturaleza de la educación… en fín, un repaso y crítica al sistema educativo.

¡Buen provecho!

Bienvenidos a “RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS EN LA TOMA DE DECISIONES ESCOLARES”

¡Hola, compañer@s!

Os presento mi curso de formación “RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS EN LA TOMA DE DECISIONES ESCOLARES”. Un MOOC creado a través de la plataforma Edmodo para aprender conjuntamente sobre cómo resolver esos conflictos que pueden surgirnos como maestros o profesores con los compañeros, directores, PAS… en nuestro entorno laboral.

Espero que os guste y os animéis a utilizar esta plataforma, que es muy sencilla y crear MOOC es súper fácil e intuitivo.

Aquí tenéis el enlace al curso:

  • edmo.do/j/6tdwer

Y la contraseña para registraros es:

  • unt8ns

Espero ver caras nuevas por la plataforma 😉

Un fuerte abrazo.

Conservatorio: Instrucción y deserción

Dejé el conservatorio a los 12 años pidiéndole a mi madre, literalmente, que me sacara de allí. Durante esos cuatro años del Elemental tocar la guitarra se había convertido en una pesadilla, pero más aún asistir a las tediosas clases de Solfeo y enfrentarme a los insufribles ensayos para aprender la correcta digitación… Técnica pura y dura. Sin embargo, antes de empezar la instrucción, con 7 – 8 años, cogía el piano de mi hermana y disfrutaba sacando de oído canciones que escuchaba de mis series de dibujos preferidas.

No dejé de tocar la guitarra y todo el aprendizaje que tuve que a raíz de ese momento fue lento. Aprendía mucho y más rápido cuando compartía vivencias con gente que también tocaba la guitarra. Actualmente cuando observo alguna técnica que me gustaría aprender grabo con mi móvil la secuencia para poder practicarla luego, nada de partituras ni ejercicios de retención en la memoria absurdos. Y cuando las opciones de tener experiencias colectivas no se ofrecen internet me las aporta con vídeos tutoriales, tablaturas, partituras, vídeos musicales de directos… Infinidad de posibilidades de aprendizaje.

Los conservatorios de música se han considerado siempre como los mejores centros para la formación musical, sin embargo la formación recibida en ellos no es accesible, ni personalizada. A mi modo de ver, esta institución existe para formar sólo a una élite de reproductores instrumentistas. ¿Cómo esta institución educativa sigue tan arraigada a esa concepción educativa? Parece inmutable a los cambios pedagógicos y de recursos para fomentar un aprendizaje más agradable y natural, desvirtuando la propia concepción música.

Con las posibilidades formativas que existen hoy en día gracias a las tecnologías llegar a pasar el duro proceso de superar el conservatorio superior de música merece sólo por el reconocimiento de la excelencia o por la obtención de un título. Existen personas de gran capacidad y dedicación que han podido sacar un gran partido a su paso por el conservatorio, pero no creo que los conservatorios sigan perviviendo con ese ínfimo porcentaje de excelentes músicos.

Cambiar su perspectiva podría hacerle mucho bien a esta institución arcaica. Ampliar su campo de actuación sin tener la meta de formar sólo a la élite de instrumentistas tendría que ser el comienzo. Ser accesible y personalizable, según el alumnado: sus motivaciones, su estilo y ritmo de aprendizaje y sus opciones para poder dedicarse en mayor o menor medida dependiendo de su situación personal.

Los recursos de los que disponemos facilitarían el resto, puesto que con estas facilidades la motivación del alumnado y entrega del profesorado harían el resto: agrupamientos instrumentales, tutorías, clases individuales de instrumento, aprendizaje de teoría musical… hasta formaciones corales se pueden realizar hoy en día de forma virtual. Los recursos audiovisuales de los que disponemos pueden fomentar el aprendizaje autónomo en los que el profesor podría hacer de guía compartiendo dichos recursos, supervisando el aprendizaje y atendiendo las motivaciones del alumno. Sería magnifico poder aprender bossa nova o improvisar jazz realizando una multiconferencia con otros músicos de todas partes del mundo a través de la red.

¿Porqué no podría ser este aprendizaje competencia de los conservatorios? Como máxima institución en formación musical debería de reestructurar su funcionalidad y adaptarse a los cambios del contexto en el que vivimos para exprimir todas estas facilidades de crear o interpretar música, de forma individual o colectiva, pero sobre todo ofreciendo fabulosas experiencias musicales.

¿Cuál es la finalidad de la formación?

Para encontrar la forma de conseguir llegar al final de un camino con eficacia hay que definir el objetivo, por lo que debemos empezar ese camino pensando en el final.

Ya sabemos que es la formación, pero la formación implica aspectos que a veces no tenemos tan en cuenta: reencontrarse, reinventarse, sacarse “partido” para sacar “partido” al sistema al mismo tiempo que éste controla la “jugada” y todos disfrutamos del juego. Esa sería la finalidad idílica de la formación, ¿no?, pero como con el amor y el odio, hay una fina línea que separa lo idílico de lo tedioso.

Con la mente siempre fija en esa finalidad es como podemos entender y apoyar el cambio que las instituciones educativas están sufriendo. La necesidades formativas están cambiando y los modelos de aprendizaje y de enseñanza también… o eso se esperaría. Las oportunidades y facilidades formativas de este mundo globalizado de nuevas tecnologías de la información y comunicación están acelerando ese cambio.

Sin embargo, es gracias a esa acelerada revolución tecnológica que hemos despertado de un largo letargo pedagógico del que algunos aún no quieren despertar.

No debemos aceptar modelos “prehistóricos”. Sería como hacer sufrir a pobres bueyes el arrastre de una carga pesada una vez inventada la rueda, sólo por conseguir mover una carga de un lado a otro. Ahora los pobres son el alumnado, que para conseguir formarse han de usar métodos obsoletos, en contextos obsoletos y difíciles de acceder económicamente. A esto se le suma la desmotivación que genera un aprendizaje insignificante y dificultoso al que se aventuran sólo por conseguir un título que fomente su vida laboral, por lo que más nos alejamos de la finalidad idílica de la formación. Se convierte así en un deber tedioso con un fin productivo, en vez de un satisfacción que nunca concluye y que aumenta las posibilidades de ser productivo.

La formación universitaria se ha convertido en un trámite burocrático de compra venta de títulos. Rellenando papeles (exámenes) con contenido, no importa si esta interiorizado o no, aspecto que con la tecnología de información de hoy día hace permanecer a las universidades en un sistema arcaico lleno de incoherencia.

blended_wordle

Personalmente creo que las opciones que nos dan las nuevas tecnologías para la formación superior son muy positivas, como la accesibilidad y la personalización, sin embargo hay aspectos con los que debemos tener cuidado.

Con la teleformación hay un cambio cualitativo en cuanto a posibilidades de trabajo colaborativo, pero trabajar, comunicarse, compartir ideas e información a través de las tecnologías puede resultar un tanto frío y distante y podría llevarnos a fomentar aún más la individualización que este sistema no inculca. Es por ello que sólo entiendo ese trabajo colaborativo “a distancia” en la formación superior, puesto que intentarlo en etapas educativas más tempranas provocaría una merma de la educación social del individuo, ya que ésta ha de ser necesariamente “presencial” y vivencial. Si se llevara a cabo esta teleformación antes de conseguir las competencias sociales necesarias, el individualismo acabaría con las posibilidades del trabajo colaborativo. Pero adquiridas estas competencias, con la teleformación se pueden conseguir otras nuevas que no se darían si no es en este contexto y el trabajo en equipo amplia nuevas dimensiones que saltan la barrera de lo físico: la distancia, accesibilidad para reunirse, horarios…

Otra de las implicaciones de este estilo formativo se define por la accesibilidad. Es cierto que hoy en día la accesibilidad a las nuevas tecnologías es posible para casi todo el mundo (hablamos siempre de países desarrollados). Sin embargo, no es para todos por igual. Junto a los bajos costes de la formación a través de las nuevas tecnologías, encontramos los altos costes de los dispositivos y del acceso a internet por parte de las grandes empresas de telecomunicación. En el caso de la formación superior reglada las facilidades que las universidades ponen al servicio del alumnado no son suficientes y pueden generar diferencias entre el alumnado por las dificultades de acceso al tener dependencia del centro para poder realizar las mismas labores que otros pueden realizar en la casa, la calle o en una terraza tomándose un café.

El mundo tecnológico en el que vivimos nos ofrece muchas posibilidades y nos impone una realidad que no podemos negar. Se nos acabó la cuenta atrás, nuestros alumnos YA están listos y preparados. ¿Empezamos?

El aprendizaje más efectivo, está más cerca del punto de trabajo! (Edu. Disruptiva)

El aprendizaje más efectivo, está más cerca del punto de trabajo!

juandon. Innovación y conocimiento

juandon

cami

Los trabajadores y los aprendices de hoy y de mañana se enfrentan a momentos de aprendizaje, pero necesitan más a menudo estar en un l contexto de trabajo, muy por encima de lo que estan en el aula o en línea (elearning).

Contextos laboraesl es donde las oportunidades de aprendizaje informal son la mejor de las soluciones de aprendizaje . Estas soluciones informales sirven mejor a las necesidades individualizadas, personalizadas y socializadoras , que se pueden ejecutar gracias a su inmediatez [urgencia para llevar a cabo] y poder asumir riesgos delcuando se requiere un rendimiento impecable.

Con todo ello… ¿Cuán dependiente es nuestro ·ecosistema” en la aplicación de la formación tradicional? La pregunta más importante es: “¿Cuánto dependemos en nuestro paradigma de formacion actual?”.

Recomendariamos que debería ser un entorno de aprendizaje continuo (. Si el 95% del tiempo de un trabajador se desarrolla continuamente en su contexto de…

Ver la entrada original 948 palabras más